La regulación individual de estancias

Cada habitación tiene un uso. Cada habitación está equipada de un modo. Cada habitación se vive de forma distinta. Cada habitación tiene un comportamiento térmico distinto. ¿Y un termostato en la habitación principal ha de encargarse de regular que todos se sientan a gusto en cada una de las habitaciones? ¿La temperatura en su dormitorio tiene que ser la misma que la de su sala de estar o en la cocina como en el cuarto de sus hijos?
 
La tecnología nos ofrecía hasta el momento las clásicas válvulas termostáticas que ya tenían notables ventajas frente a la «no regulación». Hoy, estos sistemas quedan desbancados por aparatos de regulación electrónica con sondas térmicas en cada estancia. La sonda que mide la temperatura externa se reemplaza por el sistema inteligente de regulación THZ, que contabiliza las cargas térmicas en cada cuarto regulado.

La regulación individual termocíclica en los sistemas de calefacción actuales se basa en un procedimiento de regulación completamente nuevo. Ha sido creada con el objetivo «Ahorro energético con un aumento del confort», fue patentada el 27/01/2000 y se introdujo con éxito en el mercado europeo. Los test realizados en el Instituto de Termodinámica y Equipamientos Técnicos para Edificios de la TU de Dresden han sido ratificados por la práctica: un mayor ahorro energético respecto a los sistemas y reguladores termostáticos convencionales.